Lirio del bosque (Trillium chloropetalum)

Codicia y ansia de poder y de poseer; ambición excesiva y tendencia materialista. Están desconectados de su Trilliumconciencia espiritual. Representa la codicia, la envidia, el poder y el egoísmo. Describe personas con deseos de poder, apegados a los bienes materiales y envidiosos de los bienes ajenos. Sus afectos son considerados como bienes materiales. Su función es la generosidad, ya que permite trabajar por el bien común, superando la avaricia y los deseos de poder. Enseña a buscar ideales superiores resignando la ambición propia. Clínicamente actúa contra psicopatías, personalidades narcisistas, avaras, dominantes y con ausencia de altruismo social. Atenúa conductas sádicas, torturadores, difamadores y chantajistas. Ayuda a concientizar que la lucha por sobrevivir es una lucha comunitaria. Su arquetipo es la especulación y la avaricia. Actúa enérgicamente sobre el chakra de la supervivencia. Determina como afirmación positiva utilizar nuestras capacidades personales para el bien común. Intentan compensar un sentimiento de incompetencia arraigado, exteriorizando un gran poder y exhibiendo sus posesiones. Promueve el servicio desinteresado y el sacrificio altruista de los deseos personales en aras del bien común. Patrones de desequilibrio: Codicia y ansia de poder y posesiones, ambición excesiva, superado por las necesidades y deseos personales, materialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *